PARTIDO AUTÓNOMOS – Página web oficial

La nueva reforma educativa

En la nueva reforma educativa (LOMLOE) y en los proyectos de Real Decreto que la desarrollan, el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha decidido quitar del Bachillerato, las materias relacionadas con Informática. De esta manera, entre las 42 materias incorporadas no hay sitio para esta materia trasversal.

 

La Asociación Andaluza de Profesores de Informática (AAPRI), la Asociación de Profesores de Informática de la Comunidad Valenciana (Apic), la Sociedad Científica Informática de España (SCIE), la Conferencia de Directores y Decanos de Ingeniería Informática (CODDii), la Reunión de Estudiantes en Ingenierías Técnicas y Superiores en Informática (RITSI), el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Informática (CONCITI) y la Asociación Regional de Profesores de Informática de Castilla-La Mancha, entre otros, apoyan el manifiesto donde se explica la importancia de la Informática en una Sociedad que avanza en este campo día a día, pero parece que el Gobierno de Sánchez, prefiere privar a las nuevas generaciones sin la materia de la informática, que viene a proporcionar el conocimiento reglado y actualizado, además de competente para el mercado laboral. Se deja, sin embargo, una formación puramente instrumental del manejo de dispositivos, dejando fuera todos los principios educativos científicos y tecnológicos de esta disciplina.

 

Nueva reforma de educación

En el PARTIDO AUTÓNOMOS hemos consultado con una profesional del sector de la educación sobre la reforma educativa, Elena Alburquerque, que es también la tesorera del Partido y esta es la reflexión que comparte con nosotros:

“Desde el ámbito docente es totalmente denunciable que les neguemos una necesaria formación de calidad, a una generación de nativos digitales. Alumnado que nace y crece con un volumen nunca antes visto de exposición a estos dispositivos, un alumnado que aun disponiendo de toda la tecnología a su alcance, carece de la formación necesaria, una formación que no se reduce a la más obvia, la académica, sino también aquellas relativas a su propia seguridad e imagen.

Nos encontramos con usuarios de apps, videojuegos, y la red con un nivel no comparable a lo anteriormente vivido, sin embargo, sus competencias en cuanto a programas de trabajo, ofimática simple, y mecanografía distan mucho de estar al mismo nivel, siendo incluso menor que en años pasados.

Nos enfrentamos a este problema cuando en cursos universitarios, oposiciones y mercado laboral son estas dotes las que se valoran y en muchos casos, se exigen. Todo el alumnado al que se le reste la oportunidad de formarse en estos aspectos, quedará excluido de muchos de los procesos, salvo que opten por una formación extra académica, cada vez más en auge en materia informática.

No deja de ser sorprendente, que en un momento donde se disparan las opciones de futuro relacionadas con la informática, sea cuando se decida eliminarla de los contenidos de Bachillerato, causando una incoherencia entre la secundaria y los posibles grados o carreras universitarias. Se reduce así de radicalmente para muchos jóvenes, las posibilidades de dedicarse a este gran mundo apasionante y con tanto terreno por explorar.

Una vez más, son nuestros niños y jóvenes los que se ven abocados a una reforma de educación tras otra, sin consenso, sin meditar y sin proyectos de futuro, donde solo se mira el cortoplacismo y no se potencia la meritocracia, sino que se permite la aceptación de un nivel cada vez más bajo.

La nueva reforma educativa

A los docentes, que somos aquellos que tratamos con el alumnado día tras día, quienes vemos sueños en sus ojos y cómo se les rompen, cuando la incertidumbre por las escasas posibilidades que les ofrece el sistema, les hace temer por su futuro. Cuando no saben a qué atenerse, porque en cuanto al plan educativo se refiere, parece que nunca podamos pisar suelo firme.

Todo esto por no hablar de los recursos que se malgastan con continuos cambios de las leyes de Educación. Recursos tanto materiales, como económicos y humanos. Unos recursos muy necesarios para dar realmente un vuelco y empezar a formar como si realmente nos creyéramos que estamos en el siglo XXI, y no seguir en un modelo desfasado, y cuando parece que no se puede ir a peor, damos un paso atrás, y nos alejamos más todavía, no ya del futuro, sino del presente, eliminando algo tan de nuestro día a día como son los conocimientos informáticos.

 

Los alumnos y los docente estamos cansados de anuncios a bombo y platillo de decisiones tomadas en despachos en lo alto de torres, desde las que ni siquiera ven a los que estamos día tras día intentando que esos nuevos y «maravillosos» cambios puedan de alguna forma funcionar. Estamos seguros de que, si todavía la enseñanza en este país no ha colapsado, es gracias a la enorme capacidad de adaptación de los niños y jóvenes además de la ingente carga de trabajo desarrollada por el profesorado, que es el que logra que se salven algunos aspectos formativos, a pesar de la nefasta gestión de la Educación en España.”

Juan Antonio Aroca, como Elena, es también miembro del Comité Ejecutivo Central y responsable del marketing estratégico, de Prensa y Comunicación. Dirige una pequeña empresa tecnológica, por lo que tiene muy presente la necesidad de una educación actualizada. Él nos explica lo siguiente en relación a la nueva reforma educativa:

Para mí la educación de calidad es una inversión en el futuro, no sólo de nuestros jóvenes, sino de nuestro país. Las tecnologías informáticas no dejan de crecer y en torno a ellas se crean profesiones nuevas todos los años, cada vez más sofisticadas, con más aplicaciones prácticas y con un increíble potencial de desarrollo. No me entra en la cabeza eliminar tales materias del Bachillerato. Es un anacronismo educativo, comparable a no enseñar a leer hace cincuenta años.

Actualmente la informática es una disciplina transversal a todas las profesiones. ¿Cuántos de nosotros seguimos viendo a nuestros médicos en su consulta, escribiendo con bastante rapidez con dos dedos? Esto es porque estos profesionales se toparon algo tarde en sus carreras con la informática. Pero actualmente ya no hay excusas. Todos deberíamos aprender nociones, al menos básicas, de programación, bases de datos, algoritmos o diseño electrónico, de la misma forma que en la anterior revolución industrial se aprendía diseño mecánico o neumática. Debemos convertir nuestro sistema educativo en una fábrica de jóvenes cualificados no ya para el mercado laboral actual, sino para el futuro. Porque en las herramientas que este sistema les dé, se encuentra implícita su competitividad y con ello estabilidad laboral.

 

Nueva reforma educativaLa decisión de eliminar la informática en la nueva reforma educativa (LOMLOE) parece un intento de mantener a la población ignorante, dependiente y con ello, manipulable. Para mi el conocimiento es la libertad del individuo para elegir su futuro. Es dotarlo de posibilidades, de criterio y por tanto, que pueda llevar a cabo su realización personal. Y eso no se puede mermar ya desde la formación que le proporciona el sistema. Los condenamos a las filas del paro.”

 

Finalmente, preguntamos qué le parece esta reforma educativa a Jon Álava, también del Comité Ejecutivo Central del PARTIDO AUTÓNOMOS, responsable del marketing operativo y desarrollo web, que es Ingeniero en Informática.

“Pienso que quitar las asignaturas del nuevo plan educativo es un disparate. España está en el cuarto puesto en ciberseguridad según el Índice de la Ciberseguridad Global que realiza la Unión Internacional de las Telecomunicaciones. Hasta ahora se había realizado una apuesta por el talento. Eliminar del plan las asignaturas de Informática va a conllevar que se queden por el camino personas que con la motivación suficiente, podrían terminar realizando sus carreras profesionales en este sector, y por lo tanto, contribuyendo a desarrollar la informática en nuestro país. No es lo mismo una competencia digital que es, saber manejar un ordenador o móvil, hablando llanamente, que disponer de educación sobre la ciencia en sí de la informática. Cualquier carrera requiere ya ciertos conocimientos de informática, eliminar la parte educativa del conocimiento es cuanto menos un despropósito educativo. Es como si en bachiller se enseñara a hablar en inglés pero no a escribirlo ni tampoco explicando la gramática. Con esta nueva ley estamos saboteando nuestro futuro”.

La Asociación Andaluza de Profesores de Informática (AAPRI) en su página web pide firmas para apoyar la implantación de asignaturas obligatorias de Informática en Bachillerato ante esta nueva reforma educativa impuesta por el Estado.

https://aapri.es/wplomloe/

Si quieres apoyarnos para que como partido político sigamos defendiendo este tipo de medidas únete y afíliate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OTRAS NOTICIAS